Vidente en el banquillo

Cuando uno pasa por un mal momento personal es una víctima en potencia no sólo de ella, sino también de gente sin escrúpulos capaz de vender a su madre por un puñado de euros.

Hay a quién le dá por dejar el trabajo, abandonar su casa y a su familia sin dar explicaciones, darse a la bebida o a cualquier otra droga legal o no, dejar de comer o empezar a devorar la comida, a autolesionarse… Comienzan un círculo vicioso del que no pueden salir solos y necesitan de alguien que les eche una mano.

Uno de esos círculos viciosos pueden ser las sectas. Tú estas de “bajón” alguién te ve que estas mal, puede ser perfectamente un desconocido que te observa en el parque. Se acerca. Te dice un par de palabras amables, o una típica pregunta de ascensor, para empezar una conversación. Coincides con él durante algunos días en el mismo sitio. El te empieza a contar que estaba como tú o incluso peor. Que nadie podía ayudarle, que se sentía mal, no encontraba su lugar en el mundo, incluso que había pensado en suicidarse,… Pero de repente admite que en el peor momento en el que se encontraba, justo cuando ya no podía perder nada más en la vida, cuando lo único que le quedaba era desaparecer completamente … entonces fué cuando encontró a alguien que le tendió la mano, como ahora hace él contigo, que le escuchó y que le salvó de él mismo.

Ahí es cuando estas perdido. Le escuchas, te empieza a convencer, te hace ver que él es tu única esperanza, tu salvación. De eso se valen todos aquellos creadores de sectas. Cazadores de personas que pasan por un momento malo en sus vidas y que no han podido o sabido pedir ayuda a quienes les habrían ayudado sin pedir nada a cambio y sin poner su vida en peligro.

Así es como comienza todo.

La vidente Amparo Cuevas que asegura que la virgen se le aparece en un prado situado en El Escorial, ha sido citada a declarar este mes ante el juez por un supuesto delito de estafa, coacciones y detención ilegal. Cuantos igual que esta mujer habrá que no sientan el menor remordimiento y que se deben de sentir realmente felicers de vulnerar las leyes. Eso si no se creen auténticos salvadores.

Según ha informado la agencia EFE, la querella afirma que por medio de un fenómeno presuntamente religioso “unas personas, valiéndose de esta situación, se aprovechan de otras para desposeerlas de todo su patrimonio”.

La Asociación Víctimas de las Apariciones de El Escorial han declarado que ” a través de un entramado de asociaciones y de mercantiles, estas personas canalizan estas donaciones, apropiándose de ellas y destinándolas a un uso particular ajeno al fin por el que los fieles donaban sus propiedades”.

Los familiares de las víctimas alegan tener otro argumento para sus acusaciones, según estos existe un informe de la Inspección de Trabajo de Madrid que denuncia que en las residencias de la llamada Fundación Benéfica Virgen de los Dolores en Madrid trabajan 25 cuidadoras que no están dadas de alta en la Seguridad Social ni cobran un salario mensual y que se hacen pasar por monjas sin serlo.

Un asunto en el que la Justicia tendrá que investigar y tomar cartas en el asunto.

0 Comments

Add Your Comment: