Fuga de médicos en Cataluña

La sanidad pública está mal no sólo para los pacientes, sino también para sus profesionales. Son muchos los médicos catalanes que hacen sus maletas, recogen sus maletines facultativos y se dirigen a otras comunidades autónomas para ejercer la medicina. No lo hacen por capricho, sino porque es en estas otras zonas geográficas donde las ofertas laborales, en el campo de la medicina, y salariales son más atractivas.

Este éxodo médico de Cataluña está provocando un aumento de vacantes en los centros sanitarios. Aproximadamente son unos 160 médicos y unas 150 enfermeras las que se requieren en Catauña para cubrir los puestos que están quedando libres en la sanidad pública de dicha comunidad.

El interés de encontrar un puesto médico libre en cualquier comunidad autónoma, a excepción de Cataluña, se debe al poco sueldo, guardias interminables y la gran presión a la que hacen frente los médicos catalanes. En algunas comunidades los sueldos se llegan a triplicar con respecto a los que reciben los médicos de la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Para intentar paliar el grave problema que se les viene encima a los servicios médicos catalanes, a la consellera de Salut, María Geli, no se le ha ocurrido otra cosa que proponer la contratación de médicos extranjeros sin título homologado. Esta medida a tener en cuenta ha hecho que profesionales de la medicina y pacientes estén cada vez más indignados. La medida no ha molestado por el echo de que sean médicos extranjeros, sino porque carezcan de título homologado.

Otra solución propuesta sería contratar médicos residentes de último año que ejercen bajo la guía de su médico titular. Esta medida no ha sido muy bien acogida por quienes deberían ocupar los puestos vacantes, ya que muchos confiesan que no se sienten aún preparados para ejercer, sino que piden aún un poco más de tiempo para prepararse.

La falta de médicos preocupa aún más si cabe en las zonas costeras, donde aumenta considerablemente el nivel de población en los meses de verano.

Sea como fuese no se puede permitir que una comunidad autónoma a estas alturas del S. XXI se quede sin médicos por las condiciones laborales a las que se enfrentan son complicadas.

Los organismos oficiales deberían ponerse manos a la obra y tomar medidas no sólo ahora que se acerca el verano, sino que sean definitivas. Pero que se tomen antes de que sea tarde y halla que lamentar la muerte de alguna persona por falta de asistencia médica.

0 Comments

Add Your Comment: