Noruega y el perdón al pueblo Sami

Noruega y el perdón del pueblo Sami

De cómo los países reparan sus errores históricos. En los últimos años la historia ha demostrado que aunque se cometan errores incalificables lo único positivo que viene detrás es: primero aprender para no cometer los mismos errores (aunque esto no siempre se cumple) y que con el paso del tiempo a veces se reconocen los errores y se pide perdón. El difunto Juan Pablo II pidió perdón por los errores de la Iglesia en sus dos milenios de existencia, Australia a través de su nuevo Primer Ministro Laborista Kevin Rudd, (Howard, el anterior Primer Ministro conservador que gobernó durante 11 años se negó siempre a hacerlo) ha pedido perdón esta semana por todo el daño, sufrimiento e injusticias que se cometieron contra los aborígenes.

El Estado de Noruega se fundó en el territorio de dos pueblos: el Sami y el Noruego y el estado Noruego humilló a un pueblo que por ser minoritario, tuvo que sufrir las consecuencias de la mal llamada “colonización del fuerte” y “norueganización “.

Este dura política e injusticia cometida contra el pueblo Sami se cometió a finales del siglo XIX. Es a finales de los años treinta cuando se inicia el proceso de asimilación y reparación política. A lo largo de varias décadas se llevaron a cabo varios informes y acuerdos que incluían nuevas políticas de cambio. Después de muchos años de trabajo en los que se elaboraron varios Comités de Derechos, de Cultura etc.. en 1977 se inauguró el Parlamento Sami: Sámediggi. Durante el discurso de Su Majestad el rey Harald V, pidió perdón al pueblo Sami por todo el mal infringido contra él. En este caso, a diferencia de la mayoría, el estado Noruego asignó en el año 2000 y posteriormente en 2004 una compensación económica colectiva e individual para el pueblo de más de 617 millones de coronas noruegas (NOK). Este fondo se administraría parcialmente por el Sémediggi (el parlamento Sami) y su destino era para fortalecer su cultura e idioma Sami. El Sámediggi en el momento actual ya está asumiendo la responsabilidad de la distribución de cuotas entre las distintas organizaciones sami, organizando iniciativas culturales, económicas y lingüísticas.

Es interesante comprobar cómo dentro de que el comportamiento de los pueblos es parecido a la hora de cometer errores, no todos los pueblos gestionan de la misma manera el perdón o la reparación de estos errores. A mí, personalmente me parece que en otras latitudes y pequeños estados tendrían que aprender de cómo Noruega y otros países no muy lejanos recuperan su “Memoria Histórica” y actúan con decencia en consecuencia.

Deja un comentario

© 2018 Maravilhion | ScrollMe by AccessPress Themes