Los interes terrenales de la Iglesia

En los últimos 30 años la Iglesia ha ido perdiendo el poder político que había detentado en los últimos siglos de nuestra historia, pero hay ciertas esferas en las que sigue actuando con mano de hierro. Una de ellas, la educación, le está dando numerosos quebraderos de cabeza. Los profesores de religión en los colegios públicos reclaman ahora que se les reconozcan los derechos de antigüedad en sus puestos. De quién es la responsabilidad, ¿de la Iglesia que les contrata o de las Comunidades Autónomas que son las que pagan sus nóminas?La cita de Cervantes en “El Quijote” es casi obligada: “¡con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho!”, al leer la noticia del conflicto entre los profesores de religión -católica- y los obispos.

No somos un Estado confesional tal y como reconoce la Constitución, pero la enseñanza de la religión católica corre a cargo del Estado. Lo curioso de este tema es que la selección de profesores de esta materia no se hace mediante concurso-oposición, como en el resto de materias, sino que es la Iglesia la encargada de seleccionar al profesorado, ¡eso sí, sólo desde un punto de vista moral!, porque a la hora de reconocer sus derechos como trabajadores, la Iglesia mira hacia otro lado y se inhibe dejando a este colectivo en una indefensión total. Aunque, por otro lado, se les exige que sigan unas pautas de conducta conforme a lo que las autoridades eclesiásticas consideran adecuadas.

Esta doble moral que aplica la Iglesia (ese Estado dentro de otro Estado) en según que casos y con según que temas es casi infinita. El predicar con el ejemplo a veces se le olvida a Santa Madre Iglesia, ya que la usura es un pecado -pero cuando no se trata de sus bienes-, el ayudar al prójimo es un mandamiento -pero siempre y cuando defienda sus intereses-, el matrimonio es un vínculo para toda la vida -salvo para los que tienen dinero e influencia para que La Rota deshaga ese vínculo-. Los cristianos de bien no pueden comer carne en Semana Santa -salvo aquellos que tienen dispensa previo pago, ¡claro!. Las relaciones entre personas del mismo sexo no se admiten porque van contra natura, pero el celibato ¿no va también contra natura?. En fin, podría seguir con numerosos ejemplos de éstas y otras contradicciones. En este sentido, es interesante el artículo de Ana Alonso.

De los valores cristianos que propugnan el Antiguo y el Nuevo Testamento a ese catolicismo ultraconservador, en las formas y en el fondo, que enarbola el Estado Vaticano creo que hay un abismo. Más me parece que se han convertido en los mercaderes del Templo a los que Jesús expulsó de su Casa. Creo que a la Iglesia no le vendría mal realizar examen de conciencia y acto de contrición, y pensar no sólo en sus intereses materiales a la hora de abordar conflictos como el que actualmente les enfrenta a las personas que están enseñando la materia de religión católica en los colegios públicos.

Foto: La Misa, de Philippe Troy

1 Comments

One thought on “Los interes terrenales de la Iglesia

  1. Ana Alonso dice:

    Si Jesús levantara la cabeza…. todos los mandamases de la Iglesia iban a acabaar como los mercaderes del Templo, expulsados por su jefe. Zapatero a tus zapatos, eres predicador… pues predica, pero con el ejemplo y sin prepotencia. A ver si se dan cuenta de que el mundo no gira en torno suyo. Tampoco les vendría mal ir al oculista a ver si les podían quitar las vigas que tienen en los ojos que no les permiten ver lo que tienen en su casa, pero si lo que hay en las vecinas.

Add Your Comment: